Galletas de chocolate y palta

 Foto: Unsplash

Foto: Unsplash

Estas galletas son tan deliciosas que se acaban el mismo día que las preparo.

Todo empezó cuando estuve buscando recetas de galletas más saludables y me di con la sorpresa de que puedo hacerlas con palta y gluten free.  Así que sin más rodeos, les comparto esta deliciosa receta de galletitas para toda la familia. 

Psss... si a tus hijos no les gusta la palta, aquí pueden comerla sin darse cuenta (no es LA CANTIDAD pero algo es algo) y si se animan a contarles que lleva palta se van a quedar sorprendidos porque no se siente para nada el sabor.
Claro ejemplo es mi hijo mayor Iker; el nunca come palta pero me ayudó a prepararlas y estaba encantado de que lleven "ese ingrediente feo" que él dice que no le gusta pero en las galletas si jajaja. 

 

Ingredientes:

4 cucharadas de aceite de coco
1/2 palta hecha puré
1/2 taza de miel de maple (o cualquier syrup)
1/4 taza de harina de almendras
1 cucharada de harina de coco
1/4 + 1/3 taza de cocoa
3/4 cucharadita de polvo de hornear
Chispitas de chocolate al gusto
1/2 cucharadita de sal

Preparación:

- Procesar o licuar el aceite de coco, la palta y la maple.
- En un recipiente mezclar las harinas de almendra, de coco, la cocoa, el polvo de hornear y la sal. 
- Junta la mezcla de ingredientes húmedos con la seca y agrega las chispitas.
- Deja reposar la mezcla en la refri por lo menos 30 minutos.
- Pre calienta el horno a 350ºF o 180ºC
- Haz bolitas pequeñas con la mezcla y aplasta un poquito por encima.
- Las colocas en un recipiente de metal para horno.
- Hornear aproximadamente 10 minutos. 

 

Ya me cuentan si les salió y cuán rápido se acabaron. 

Por si acaso las galletas quedan bastante suaves, no las hagan MUY grandes porque se rompen fácilmente. 

Y disfruten. 

 

La receta la saqué de ValleyBrinkRoad y ahí pueden encontrar muchísimas más cositas ricas para hacer ;) 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.