Manos llenas de sueños

 foto: unsplash

foto: unsplash

Cuando veo a mis hijos; veo ilusión. Y me lleno de felicidad y de expectativas llenas de grandes deseos de verlos crecer y soñar mientras van creciendo. 

Cuando veo a Iker y sobretodo cuando lo escucho hablar y contarme todo lo que le gusta y le interesa; me lleno de ilusión aún más. 

Veo que mis hijos - y todos los niños - están con las manos llenas de sueños. 

Increíble y mágico. 

No hay un día en el que no escuche: "cuando sea grande quiero ser..." Casi todos los días cambia y siempre quiere ser algo distinto, siempre quiere hacer algo diferente y creo que en eso está la mágica de soñar, de creer que más adelante podrás hacer mucho

Y la magia crece cuando nosotros, los padres, les abrimos las posibilidades de poder hacer algunas de esas cosas y no esperar a que "sea grande..." para hacerlas. Por ejemplo, Iker me dijo que cuando sea grande quiere ser un obrero de construcción, entonces le dije que en casa podría crear algo y hacer como si estuviera construyendo y... sorprendentemente, así fue. Creó una grúa y empezó a subir y bajar juguetes y ropa jajaja. 

Me encantó y se que a él también. 

IMG_9305.JPG


Los niños tienen las manos llenas de sueños y lo mejor de todo es que la comparten sin pensarlo, sin analizarlo y eso nos hace a nosotros poder soñar también.

Por eso es importante escucharlos y apoyarlos en todos esos sueños que nos comparten. 

 

No solo debemos darles alas a nuestros hijos... sino también dejarlos volar. Dejarlos explorar y aprender y poco a poco definir lo que son y lo que les gusta hacer. 

 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.