Mamá, enséñame a decir carro y no tití

A lo largo de estos casi 3 años de maternidad me he podido dar cuenta de muchas cositas que hacen que nuestros bebés no desarrollen todo el vocabulario que podrían tener para los 2 - 3 años aproximadamente; años en los que empiezan a hablar.

Hace poco recibí un mensaje de una mami que estaba preocupada porque su hija de más de 2 años no habla mucho y, lo primero que se me vino a la mente fue lo que alguna vez alguien me dijo:

"No todos los niños son iguales... algunos tardan en hablar hasta los 3 o más y otros hablan de pronto. Lo importante es que tú, como madre, no les dejes de hablar."

Entonces, a partir de esto, les quiero contar esas costumbres (que venimos haciendo sin darnos cuenta) que perjudicar el vocabulario de nuestros hijos y además, darles algunos tips: 

Como son bebés; no nos entienden. Entonces, no les hablamos

Este es el primer error. No debemos dar por sentado esto. Nuestros hijos nos sienten y por ende, nos entienden - desde que nacen. Ellos empiezan entendiendo nuestros gestos, luego los tonos de voces y poco a poco lo que les vamos diciendo y hablando. Pero si no lo hacemos... entonces ahí viene el problema porque estaríamos dejando de darles esas herramientas (las palabras) que cada vez los ayudan más a entender el lenguaje que van a desarrollar. Así que, hablemos y hablemos de más :) 
 

No se nos ocurre contarles lo que vemos mientras paseamos

Esto también es muy común, pues no se nos ocurre que podemos interactuar con nuestros bebés y simplemente seguimos paseando en silencio. Les cuento que contarles todo lo que vamos viendo en los paseos es un buen ejercicio para brindarle mas palabras a nuestros hijos. Por ejemplo: "Mira Iker, acaba de pasar un camión de color rojo."; "¿Escuchas ese sonido? Es muy fuerte... debe ser una ambulancia.". Esto les va a enriquecer el vocabulario y todas esas ideas que tienen en su cabecita. Pues es la mejor manera de para que ellos vayan creando las formas reales de lo que ven a su alrededor. 
 

No usamos las palabras correctas

Algo que siempre escucho es cómo los padres les decimos a nuestros hijos el titi, el guau guau, el cua cua, etc. Pero si vamos mas allá de lo tierno y bonito que suena decirle así a los animales u objetos, estamos creando una brecha/un paso más en el aprendizaje de nuestros hijos con las palabras. Es decir, luego vamos a tener que enseñarles que el tití es el carro y que el gua gua es el perro.  Entonces, si empezamos usando las palabras correctas como por ejemplo: "Ese es un perro y los perros hacen guau guau." Ellos van a ir captando que el perro es ese animal peludo que se mueve y que el sonido que emite es guau guau. Decirles las palabras de verdad, va a facilitar las cosas y encima les vamos a ir creando el vocabulario correcto desde pequeñitos.
Es muy común, más de lo que nos imaginamos, escuchar niños que le dicen a sus padres: "No mamá, ese no es una vaca es una muu." Muy fieles a lo que aprendieron y muy lejos de saber que realmente esa muu es una vaca. 
 

No incentivamos dinámicas divertidas para aprender

A veces los padres nos dejamos llevar por lo que siempre hacemos y creemos que está bien pero en realidad está aún mejor si probamos nuevos métodos/dinámicas y vamos jugando con nuestros hijos mientras aprenden. Como por ejemplo, cuando ya estén mas grandes, empecemos a decirles palabras para que ellos las completen como: "Iker, ese es un CA - MI - ??" y dejar que él la termine: "¡camión!" 
Esta dinámica ayuda a que te des cuenta qué palabras sabe y qué palabras aún no. Una buena forma de tener retroalimentación del vocabulario de tus hijos. 


Nos olvidamos que la risa y el canto ayuda mucho

IMG_6974.JPG

Es muy importante aprender de forma divertida y existen varias formas en las que un niño puede captar y repetir muchas palabras como por ejemplo: cantar.

Inventarse canciones para vestirse, para ordenar, para cambiar el pañal, para lavarse los dientes, etc. Las canciones son pegajosas y terminan haciendo que el niño recuerde las palabras de una manera mucho más fácil y que las pueda relacionar con actividades específicas. 

Entonces, si queremos enseñarles algo a nuestros hijos; ya sea a hablar o a ordenar, debemos buscar la mejor forma para que la pasen bien y aprendan.

Pero sobretodo, para que quiera volverlo a hacer. 

 

Finalmente, lo más importante es que acompañemos a nuestros hijos en cada etapa y que les brindemos todas las herramientas que están a nuestro alcance para que ellos mismos puedan ir desarrollándose.

Y no nos olvidemos que cada niños es distinto. Cada uno de nuestros hijos también lo es. Y cada uno de ellos tiene su propio ritmo para avanzar y aprender. 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.