“El segundo hijo es más fácil” - decían

IMG_2223.JPG

“El segundo hijo es más fácil.”

Lo escuché hasta el cansancio. Y, lo sigo escuchando.

 

Si, si es más fácil en cuanto a lo que esperas del bebé y a lo que ya sabes como madre por segunda vez. PERO y este pero es muy grande jaja… no es más fácil. Simplemente no lo es.

 

No es más fácil porque estás agregando mas chamba a la que ya tenías con un hijo. El hijo mayor está en una edad en la que aún te necesita – digamos 3 años aproximadamente, en mi caso. Encima, es una edad en la que necesita una atención distinta a la de un bebé. Una atención hacia sus emociones, hacia el aprendizaje de esas emociones y sensaciones nuevas que está sintiendo y que necesariamente necesita del apoyo de mamá y/o papá. Mientras tanto, tienes al bebé que te necesita 24/7 porque no es más que un bebé.

 

En resumen, estás hecha para servir a tus hijos por un buen tiempo jajaja.

¿Más resúmenes? No, no es para nada “más fácil”. Es más trabajaoso, tienes menos energías, estás mas cansada, estás al bordo del colapso los primeros meses.

 

He tenido varios días en los que solamente he querido llorar y escapar de mi vida por un momento de tranquilidad. Si bien es cierto, vivimos solos y fuera del País donde está nuestra familia, lo cual incrementa nuestro trabajo en casa y familia, eso no quita que en realidad para todos, el trabajo con un segundo hijo (tercero y cuarto) se incremente si o si.

 

Ser madre/padre de dos full time es duro.

 

Es una chambaza de locos.

 

Es algo por el cual no todos están dispuestos a hacerlo y no todos tienen la capacidad de hacerlo. No es una  trabajo para todas las madres y eso está bien. Porque no todas tenemos la misma personalidad o la misma forma de trabajar. Yo acepté serlo porque quería estar presente con mis hijos. Con Iker se me hizo más fácil pero ahora con Iker y Niko, pues ya no tanto.

Se me hace difícil agarrar un ritmo en el que los dos estén haciendo algo. Se me hace difícil manejar tiempos y tratar de poder relajarme con esos tiempos.

No me quiero perder nada de ninguno y eso también es una carga más de energía para poder lograrlo. Pero finalmente… todos lo podemos lograr, verdad?

 

Así que, no. No es más fácil el segundo hijo. Porque eso que “es más relajado” es porque solo tomas en cuenta las cosas que con el primero te daban nervios / miedo y no estás contando el trabajo extra de criar a otra personita. Gran trabajo que muchas veces lo damos por sentado y no recibimos recompensa mas que la que nosotras mismas vemos en nuestros hijos.  

 

Sintamos el orgullo y no sintamos vergüenza de mostrarlo porque esta chamba es de esas que solo nosotras (o madre o padre) podemos lograrla. Criar hijos, criar personitas que luego van a valerse por ellos solos con sus propios valores e ideales es un trabajo muy pro ;).  Un trabajo que cansa y agota; que te hace ver vieja y ojerosa jajaja pero que te agranda el corazón y te llena de momentos y recuerdos alucinantes. 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.