La sorpresa de algo planeado

Como les conté en este post "Lo siento desde el corazón": sentía que mi círculo aún no se cerraba porque faltaba un integrante más. 

La búsqueda empezó y hoy puedo decirles que la familia Petit crecerá un poquito más. 

Son tantas las emociones que siento que solo les puedo decir que sigo sorprendida.
Si.. a pesar de haberlo buscado y planeado - a diferencia de mi puku puku, que él realmente nos sorprendió jajaja - este segundo bebé me tiene con la boca abierta y los ojos cuadrados. 

Hay días en los que me siento muy loca por haber decidido tener otro bebé y sobretodo porque vivimos lejos de la familia y no tenemos ayuda de nadie. Pero luego vienen días en los que solamente imagino cómo van a estar los dos hermanos juntos y todos esos miedos, se van.

Hoy día leí este post que escribí cuando me enteré que esperaba a Iker:  "La noticia" y no pude evitar sonreír porque ahora se repite esta felicidad completa pero como puesta en un sueño (como que todavía no es algo REAL pero si lo es, no se si me entienden jajaja).

Se vuelven a repetir estas sensaciones de esperar con ansias a otro miembro de la familia pero esta vez con un hermanito mayor. 

Un hermanito mayor que ya le dijo en la ecografía: "¡Bebé, sal! sal afuera a jugar!" 

Un hermanito mayor que aún no sabe lo que se viene pero que sabe que dentro de la barriguita de mamá hay un bebé.

Un hermano mayor que intenta ver al bebé por el ombligo y me dice: "No lo veo, mamá. No está."

La dulce espera de este piojit@ será tan distinta porque a pesar de no darme el tiempo que me daba con Iker para hablarle a la barriguita, se qué está escuchando todo lo que su hermano dice, todo lo que jugamos, cantamos, etc.

Esta personita llegará a una familia que desde ya lo está esperando con los brazos abiertos y no solo mamá y papá sino su hermano también. 

¡Así empezamos el 2017, con una sorpresa planeada pero que sigue siendo sorpresa! 

 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.