Léeme mamá

 Artículo #1 escrito p or Milagros Vidalón y Stephanie Lozada

Artículo #1 escrito por Milagros Vidalón y Stephanie Lozada

Introducir a nuestros hijos desde chiquitines en el maravilloso mundo de los libros es una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos. 

“Nunca es demasiado temprano para compartir un libro con los niños. Si aguardamos a que sepan leer para hacerlo, es como si esperáramos a que él supiera hablar para hablarle.”
Penélope Leach

Los beneficios de leerles rompe barreras porque no sólo estimula la actividad cerebral sino que también fortalece las conexiones neuronales ayudando al desarrollo del lenguaje, a la expresión oral, a la comprensión auditiva y a la capacidad de concentración; la cual les será de mucha utilidad a lo largo de sus vidas. 

Enseñarle cuentos y leerle libros abre la ventanita de la curiosidad de cada niño; incentivando a que se pregunten desde pequeños el por qué de las cosas y a buscar las respuestas de todo aquello  que leen y ven.

Si quieres que tus hijos sean inteligentes, léeles un cuento de hadas; si quieres que tus hijos sean más inteligentes, léeles muchos cuentos de hadas.” 
Albert Einstein

Como dijo Einstein, la lectura estimula la imaginación y la creatividad.
Son los cuentos quienes hablan directamente con la imaginación de cada niño abriéndoles un mundo lleno de posibilidades; un mundo donde pueden seguir creando, pueden sanar heridas, enfrentar miedos y hasta corregir comportamientos mientras aprenden.

Leer puede ser una herramienta muy efectiva para tratar algunos miedos concretos (a la oscuridad, a quedarse solos…), hablar sobre temas específicos como la muerte, el bullying o la homosexualidad, y ayudar a transmitir valores como el respeto a las diferencias y a la diversidad, la tolerancia, la empatía y la solidaridad. También, es un camino hacia el autoconocimiento. Los niños se convierten en cómplices de las historias que leen y se identifican con distintos personajes, lo que los lleva a reflexionar cómo son y cómo quieren ser.

“Amar la lectura es cambiar horas de aburrimiento por horas de agradable y deliciosa compañía.”
J.F. Kennedy

Más allá de todos los beneficios intelectuales, la lectura también fortalece el vínculo afectivo entre padres e hijos. Compartir momentos de lectura con nuestros hijos ayuda mucho a incrementar la confianza, a compartir, a aprender juntos y sobretodo a asociar ese momento con un momento en familia donde el cariño y la igualdad prevalecen.

Léeme mamá, enséñame esos cuentos, ayúdame a descubrir el mundo a través de esas imágenes y esos colores. Nunca es muy temprano para empezar. Lo puedes hacer desde que estás embarazada, lo puedes hacer esa primera noche en la que ni tú ni tu bebé pueden dormir y lo puedes hacer hoy que están todos juntos en la sala.


Este articulo es gracias a: Mamá Petit y Cuarto de Juegos  
No duden en visitar nuestras páginas y escribirnos

 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.