Maternidad en calma

¿Existe una maternidad/paternidad en calma?

¡Mmm pues si!

Hace 1 semana empecé un programa online con una coach que me ayuda y me dirige mediante ejercicios y tips a tener una maternidad en calma.

Este programa está enfocado en hacer que sea consciente de la forma en la que me dirijo a Iker en todas las situsciones. Es decir, en la crianza del día a día. 

Si bien es cierto que el programa tiene resultados a largo plazo, eso no quita que el trato y la compresión hacia tu hijo sea mucho mejor cada día. (El programa dura dos semanas).

Este programa me ha enseñado hasta ahora, 4 grandes pilares para poner todo esto en marcha:

1. La empatía: 

Dirigirme hacia Iker con empatía. ¿Qué significa eso? Que me ponga en sus zapatos.
Por ejemplo: Iker quiere jalar los cables. Entonces debo pensar lo siguiente: ¿por qué quiere jalar los cables?, ¿qué le llama la atención?, ¿por qué creería que eso no le llamaría la atencion a un niño de un año y medio? ... Eso es empatía. Ponerse en la situación/zapatos/mente del otro y entender y comprender su panorama para poder hablar o negociar algo en específico. 

2. Amor: 

Es básico para poder comprender mejor la actitud de nuestros hijos.
El amor nos abre una puerta muy importante: la confianza que le damos y le demostramos a nuestros hijos para que nuestra relación crezca. 

3. Respeto: 

Aquí es donde me explicaron que el uso de ciertas frases son muy buenas para que tu hijo sepa que lo entiendes y que respetas cómo se siente. Estas frases las utilizas para explicarle los motivos por el cual no puede hacer ciertas cosas a pesar de que él o ella quiera hacerlo. "Yo se que estas frustrado..." "Oh no... Entiendo como te estás sintiendo..." Etc. 

4. Lenguaje corporal: 

¡Este es uno de los pilares maaaaas importantes! ¿Saben por qué? Porque hace que la comunicación con nuestros hijos se complete.
Aquí es importante que nos pongamos a la altura de nuestros hijos para conversar y explicarles algo. Siempre debemos mirarlos a los ojos y cuando estén llorando, lo mejor que podemos hacer, es abrazarlos, agarrarles la espalda, los hombros, etc. De ésta forma ellos podrán sentir nuestro cariño, apoyo y comprensión.

¿Por qué me metí a este programa? Porque siento que siempre es bueno aprender y absorber todo lo que se pueda para siempre darles lo mejor a nuestros hijos. 

El simple hecho de ser padres no nos da toda la sabiduría que quisieramos y es por eso que me pareció una gran iniciativa llevar este programa. 

Además, ¿cuántos de nosotros sentimos que mientras nuestros bebés crecen... el reto de la maternidad/paternidad también lo hace? Pues yo lo siento así. 

Es ahora, con Iker de 18 meses, que siento que tengo que hacer malabares para no caer en el estrés y autoridad cuando Iker empieza una "rabieta", una travesura o "a decir lo que piensa y hacer lo que quiere." 

¡Si, ya no es un bebé! Ahora se manifiesta y lucha por lo que quiere.

Es definitivamente un gran reto para mi y por eso busco herramientas que me ayuden y me enseñen a siempre ir por el mejor camino. Y sobretodo, a llevarlo todo con calma, respirando y pensando mucho en mi hijo, quien ahora me necesita más que nunca. 

Ahora les dejo un ejemplo bastante básico pero donde se pueden ver los 4 pilares: 

*Nosotros tenemos la regla de que no nos metemos a la cama con zapatos.* 
Ayer, regresamos de la calle y le dije a Iker para ir a dormir (a la cama). Fuimos y mientras le estaba sacando los zapatos; me dijo que no quería  y ante mi insistencia, se puso a llorar porque realmente quería seguir con los zapatos.

En este ejemplo tenemos dos opciones:

a) Quitarle los zapatos y explicarle que no puede estar con ellos en la cama y que es hora de dormir, así esté llorando. 

b) Explicarle por qué no usamos zapatos dentro de la cama. Abrazarlo y decirle que sabemos cómo se siente y que si no quiere quitarse los zapatos, entoces podemos ir a jugar a otro cuarto. Pero que cuando quiera dormir, se tendrá que quitar los zapatos por los motivos que ya le explicamos. 

La opción b es la mejor porque está cubriendo la empatía, el amor, el respeto y el lenguaje corporal.

Aquí nuestro hijo va a poder decidir entre dos opciones, va a poder saber por qué no se meten los zapatos a la cama y va a saber que cuenta con nosotros para esas situaciones difíciles. 

 

Espero que esto cuatro tips les sirvan un montón. A mi me abrieron una ventanita donde me di cuenta que ese buen trato que le damos a nuestros hijos, se lo van a dar a las personas que conozcan. ¡Y qué hermoso poder empezar una "cadena de favores y amor" en nuestra familia! 

Antes de terminar, les quiero compartir un último tip muy sencillo pero muy poderoso: la respiración. Cuando estén en una situación donde puedan perder la calma y los papeles... Dense 5 segundos para respirar profundo (mientras lo hacen, van contando los segundos) luego se van a sentir mucho mejor y van a poder regresar a la situación con mejor energía!
100% confirmado, se los prometo. 

Si alguien quiere saber más sobre el programa, no duden en escribirme. 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.