3 tips para que tus hijos lean más

FullSizeRender.jpg

Iker tiene dos años y 3 meses y puedo decir que recién está empezando a agarrarle el gusto por los cuentos. Y es que es todo un proceso en el que nosotros, los padres, debemos participar y estar presentes. 

Todo empieza por la curiosidad PERO si en casa no hay cuentos... el bebé nunca podrá explorar ese lado. Entonces no los dejemos sin esa experiencia de agarrar un cuento y morderlo, chuparlo y luego darse cuenta que se abre y tiene imágenes y colores (¡WOW!). 

Ahora que puedo gozar el entusiasmo de Iker por escuchar un cuento 20 veces antes de irse a dormir jaja, me animo a dejarles 3 tips que me han sido indispensables para que este pericote se vaya metiendo en el mundo de la lectura. Un mundo tan rico y tan interesante. Un mundo en el que desearía estar mas metida (si... no soy una súper lectora pero ahora me doy cuenta de lo importante que es serlo y mostrarlo). 

1. Tener un espacio para los cuentos

Es importante que el bebé/niño sepa que tienen un rincón con sus cuentos. Y sobretodo que tenga la confianza de agarrar cualquiera que le llame la atención y explorarlo. Para esto es importante adquirir cuentos para cada edad por seguridad (cuando son bebés) y porque no a todas las edades les llama la atención lo mismo. 

2. Hacerlo una rutina al comienzo

Con esto me refiero que escojamos una hora en el día donde le ofreceremos leer un cuento. Suele ser antes de dormir porque es un momento de relajo donde los niños van apagando sus mentes mientras escuchan un cuento. Pero también puede ser en la bañera o mientras almuerzan. La idea es que seamos constantes pero sin obligar, para que podamos ir sembrando este hábito tan poderoso. 

Recordemos que si el niño se aburre a la mitad del cuento, pues no hay problema y se cierra. Si el niño pide leerlo dos o tres veces más, debemos tener ese mismo entusiasmo para que no pierdan esa chispa y ese interés. 

3. Procurar que nos vean a nosotros leer

Como les he dicho arriba, yo no tengo el hábito muy cosechado pero Arturo, el papá de Iker, si. Siempre antes de dormir lee algo y muchas veces, Iker lo ve y se acerca y le pregunta. Esta dinámica es tan importante porque los niños, que son esponjas, absorben toda la información que reciben de una manera muy, muy rápida. Ellos son capaces de darse cuenta y de crear esos nexos de que lo que hace papá o mamá es lo que ellos también pueden hacer pero con sus cuentos. 

Así que sin más rodeos, los invito a practicar estos tips y meterle punche al hábito de la lectura. Ahora que se viene Navidad, pueden leer sobre las tradiciones, sobre Papa Noél, el Expreso Polar, etc. Tanto por descubrir y tanto por re-descubrir, porque se van a dar cuenta que por ahí van a leer cuentos que ustedes leían de pequeños :D 


Si tienen consulta sobre cuentos y libros para sus hijos, no dejen de escribirle a Milagros Vidalón en su página Cuarto de Juegos. Ella los puede orientar muchísisismo y tiene una colección de cuentos increíbles - para todas las edades y todos los gustos. 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.