Largas horas en carro

IMG_4009.jpg

¿Qué pasa cuando viajas largas horas en carro sin opción a parar, con un bebé de 16 meses que odia su sillita?

He ahí la pregunta... 

Iker desde pequeñín odió su sillita del carro. Creemos que es porque se siente prisionero y con cero libertad de movimiento. Pero la seguridad ante todo, Iker tiene que ir si o si en su sillita le guste o no. Por supuesto que tenemos todo un cofre lleno de magia para entretenerlo jajaja.

Bueno les voy a contar mi experiencia y los tips que pude recolectar. 

Hace unos días planeamos nuestro primer viaje en carro. Nos propusimos parar cada vez que Iker esté muy desesperado. Preparamos muchos snacks para el camino y una mochila con juguetes novedosos para distraerlo. Decidimos salir como a las 12pm. Esto permitió que Iker tenga toda su mañana normal: jugó, comió y se cansó.

TIP #1 Traten de cuadrar la hora de salida con la hora en la que sus pequeños hacen siesta: Como salimos a las 12pm, Iker a los 20 minutos se quedó dormido. Claro, toda la mañana estuvo en actividad entonces a penas se sentó en el carro, se durmió.

TIP #2 Preparen varios snacks: Nosotros decidimos almorzar en la carreta; así que, llevamos: frutas como fresas y plátano; pretzels con queso crema; algunos cereales; pan y por último, unas cuantas zanahorias con hummus. 

TIP #3 Tengan una bolsa con muchos juguetes que sus hijos no hayan visto por unos días: Es muy importante sorprenderlos con los juguetes. Esto es para que se entretengan y no se aburran tan rápido. Nosotros llevamos: un peluche, 3 cuentos, una flauta, una cartera de juguete, un espejito, una mascara de zorro (la que usé en Halloween jaja), etc. La idea es irlos sacando de a pocos o sino también dejarlos sacar y meter los juguetes de la bolsa.

Bueno, pasaron 20 minutos de lo que partimos y mi pequeñín se quedó redondo. Fue un alivio total porque pudimos avanzar tranquilos, comer y relajarnos antes de que se despierte.
Cuando se despertó... se despertó desesperado de estar en su sillita (claro, cómo no imaginarlo). Así que, tuve que hacer uso del cofre mágico jajaja. Le di unas cuantas fresas lo cual funcionó y lo puso contento. Luego le di sus juguetes.
IMG_3577.JPG

TIP #4 Asegúrense de que tienen la música que les gusta a sus hijos: Esto es muy importante porque en mi experiencia, muchas veces que Iker está al borde del colapso (por la silla), le pongo su música favorita y wuuu empieza a bailar y se olvida de todo. Aquí también aplica el ponerles algún video para distraerlos. Se que algunos padres están en contra de eso (nosotros éramos unos) pero a veces hay que ceder. Es mejor calmarlos con uno o dos videitos que tenerlos estresados TODO el viaje. 

El viaje continúo y me aseguré de que coma bien y de que se mantenga hidratado. Les recomiendo llevar agua de coco para esos viajes porque es una fuente rica en magnesio, potasio y electrolitos. Pero las horas pasaron y mi estimado ya estaba cansado de estar tanto rato en el carro. Entonces, aquí es donde comienza el trabajo de una mami/papi creativa jajaja. 

TIP #5 Sean unos padres payasos, sorprendan a sus hijos y háganlos reír: Aquí es donde me sirvió la máscara de zorro, los gorros, los lentes de sol, un cuento que tiene un hueco en el medio donde podía soplarle, hablarle, etc. jajaja. Aquí las opciones son infinitas... Lo único que tienen que hacer es convertirse en payasos jaja. 

Les cuento que en esta carretera no habían lugares apropiados para hacer paradas. Entonces decidimos seguir a ritmo constante y llegar lo antes posible para que TODOS nos relajemos. Por eso es que el TIP #5 es muy importante... porque a veces pasan cosas que no las planificamos y necesitamos volvernos creativos.  
Bueno finalmente llegamos y todos fuimos felices fuera del carro. 

La historia del regreso fue muy similar pero IKER NO SE DURMIÓ!  jajaja tuve que hacer de mami payaso mucho tiempo pero su música favorita nos ayudó bastante.
¡Aquí les dejo el link de un post que escribí sobre la música y los bebés donde les comparto las 2 canciones favoritas de Iker Golo!

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.