¿Mamá, esposa y qué mas?

Todos estamos tan envueltos en la rutina y en lo que “se bebe” hacer que simplemente no lo cuestionamos. Sabemos que tenemos que ir al nido, luego al colegio, de ahí pensar que queremos estudiar para entrar a la universidad, hacer prácticas, trabajar y luego si podemos… hacer un master, un postgrado, un diplomado, una especialización y seguir trabajando. 

¿Pero qué pasa si no sucede así?

En mi caso, fui al nido, al colegio y a la universidad. Hice mis prácticas y también empecé a trabajar.  Luego tuve a Iker y BOOM sorpresa…todo lo que seguía al plan de las cosas que “debo hacer” no continuaron tal cual.

Iker me cambió de rumbo; me cambió de camino.

¿Hacer un postgrado con un bebé? Un poco difícil porque no puedes dejarlo así como así. ¿Quieres hacer un postgrado con un bebé? Pues la verdad es que de corazón, no. No quieres hacer un postgrado porque tu mente cambia cuando esperas un bebé.
Ya no eres la mujer que quería estudiar y ser mejor profesionalmente; ahora eres la mujer que va a ser mamá y solo quiere ser mejor persona para cuidar y criar a su bebé lo mejor posible - Quizás mas adelante vuelvas al otro camino o quizás no -. Y así es como muchas de nosotras nos convertimos en mamás y dejamos de lado ese camino que a lo mejor lo hubiéramos tomado si no estuviéramos esperando un bebé. 

 Iker de 10 meses :D

Iker de 10 meses :D

Pero ahora, después de 10 meses de ser mamá me estoy cuestionando esos caminos establecidos por toda la sociedad como los caminos buenos.

Es verdad que antes de ser mamá si quería hacer mi postgrado, irme de viaje, aventurarme, trabajar, ganar platita, gastarla en ropa, comida, etc. Y ahora como madre también quiero irme de viaje, aventurarme, tener platita, comer rico, darle a mi bebé todo lo que necesita.

Y es ahí donde me pregunto:

¿Qué es lo más importante en esta vida, en esta única vida que tenemos?

 

¿Será que ser exitosa profesionalmente es lo mejor?
¿Será que si no tienes un buen trabajo o no tienes planes de irte a otro país o a otra universidad a hacer un MBA no serás éxitosa y menos feliz? ¿Son esas cosas las que importan?

Pues si eso es lo que importa… creo que estamos viendo al mundo patas arriba.

Hoy en día el mundo, nuestros propios mundos nos necesitan mas a nosotros como personas, como seres que queremos disfrutarnos y no solo como máquinas que trabajan y estudian y nunca tienen un respiro para ver lo que es la vida y disfrutarla de verdad.

Ser solamente mamá y esposa me han hecho apreciar mi vida, me han hecho quererme a mi misma, me han dado la ilusión de esperar un futuro hermoso en familia, me han hecho disfrutar mi día a día con poco. Si, digo con poco porque lo más importante es la familia, el amor, la unión; no la plata, los viajes, la casa gigante ni las joyas. 

A veces no necesitamos el mejor trabajo para ser plenamente felices.
A veces necesitamos que nuestras vidas simplemente cambien de camino para que podamos ver lo hermoso que es todo el paisaje que nos acompaña día tras día, año tras año.

Ser solamente mamá y esposa me han hecho una mejor persona. Ahora me cuido, como bien, me río de todo, respiro tranquila y soy feliz. 

Todas las mamis que tienen miedo porque sus caminos están cambiando, pues no teman. Miren adelante y avancen. Avancen todo lo que puedan porque lo único que van a ver es felicidad.
Ser solamente mamá es hermoso, es placentero, te hace disfrutar realmente de cosas que antes no las hubieras disfrutado. Ser solamente mamá es más mágico que seguir una rutina pre establecida por alguien más. Esto es vivir en el presente. Ser solamente mamá es despertarse y no saber qué va a pasar y simplemente abrir los ojos para disfrutar y aprender.

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.