¡A celebrar!

IMG_2388.JPG

¿Cuántos de ustedes celebran todo lo bueno que les llega?

Les cuento que esto lo aprendí desde pequeñita. Cada vez que algo bueno sucedía en mi casa; mis padres celebraban. Abrían un vinito o una cervecita y ponían música para celebrar.

Me acuerdo como si fuera ayer cuando nos decían: "Es que tenemos que celebrar!!" jajaja me acuerdo de esa felicidad y de esas buenas vibras que ellos, mis padres, nos transmitían cada vez que algo bueno sucedía. 

Esta costumbre se la enseñé a mi esposo casi desde el primer día que estuvimos. Y como le encantó, decidimos hacerla nuestra también.

Resulta que nunca la cuestioné... siempre celebré todo lo que se debía de celebrar. Pero ahora, que tengo mi propia familia y que decidimos también adoptar esta tradición tan bonita... me di cuenta que debía de encontrar el fondo de lo que significaba celebrar todo lo bueno

Celebrar es como recibir las buenas noticias con la mejor energía.
Es dar las gracias al Universo por darte esa buena nueva. 
Creo que también, celebrar hace que solamente jales buenas vibras para todo lo que se viene; te relaja y te hace disfrutar de esa buena noticia. 

Así que, motivos no faltan para celebrar cada vez que algo bueno sucede. 

Cada familia debe encontrar la forma en que los haga felices celebrar. Por ejemplo: en mi caso, nos tomamos una cerveza o un café y así le damos la bienvenida a esa buena noticia. Siempre celebramos los 3 juntos, siempre. 

Celebrar me ha enseñado que la vida está para disfrutarla. Me ha enseñado que esos pequeños momentos en los que te enteras de algo realmente maravilloso, son momentos únicos y valiosos para compartirlos en familia y celebrar. 

Celebren todo. Celebren y celebren porque es la mejor forma de decirle al Universo que están aquí disfrutando y deseando de todo corazón que todo lo que más quieren se siga cumpliendo. 

Este 2016 aprovechen en celebrar, en brindar y en compartir esa ilusión de empezar otro año con sus amigos y familia. 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.