Ser tu mismo: ser un buen ejemplo

Mi hijo tiene 1 mes y 6 días. Es pequeñito y como muchos dirían: aún no se da cuenta de nada. Pero eso no es cierto. Los bebés captan todas las emociones de sus padres.
Ellos son capaces de sentir cómo está la madre desde que están en la barriguita; así que, imagínense!

 

Hoy día miré a Iker (como todos los días) pero me di cuenta que desde ya, soy un ejemplo para el.
 

Me preocupé un poco porque uno como ejemplo siempre quiere ser el mejor; entonces, me pregunté si lo estaba haciendo bien.
¿Qué percibe Iker? ¿Qué sentirá de mi? ¿Qué imagen le estoy dejando?

Y como se que no todo lo percibe pero lo más importante si; llegué a esta conclusión: tengo que ser yo misma para ser un buen ejemplo.

Iker me tiene que sentir como Stephanie, como lo que realmente soy: chistosa, bulliciosa, cariñosa, sensible, llorona, renegona, etc.  jaja 100% yo! 

 

cVNwji9vc-LFoIP2om6CL4gclrZlGiqtUq2S9nom-t4,ElKUQIVtspjQwqvXIShi0q4_wWX6tAbTziHW7Pdar40,kQY0DAnpBrdbkZHMQN4hwot8n1w6fP2BUxFT6W5ZASE.jpg

Los hijos vienen con muchas sorpresas.

Durante todo el camino que crecen a tu lado, te van a ir enseñando miles de cosas pero nosotros, como padres, somos el show de nuestros hijos durante muchos años. Con este show, los ayudamos a crecer, a tener valores, principios y un modelo de persona que ellos puedes elegir seguir o no.

Nuestra misión como padres es enseñarles a nuestros hijos el valor que tenemos cada uno de nosotros por ser como somos y hacer que esa personita crezca creyendo en sí misma. 

 

Por eso, ser tu mismo es el mejor ejemplo que le puedes dar a tus hijos. Los ayudará a crecer, a creer en ellos, a encontrar las respuestas cuando se sientan perdidos; porque podrán verlo en ti (en sus padres). Así que, a ponerse los pantalones como lo que cada uno de nosotros es y demostremos eso a nuestros hijos! 

 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.