Curiosidades sobre los bebés

Hace unos días mi papá me contó que tenía curiosidad de a dónde se conecta el cordón umbilical, cómo es que irriga la sangre a todo el cuerpo del bebé y me dejó la curiosidad a mi también. Estuvimos conversando sobre el gran shock que todos los bebés tienen al nacer: cuando su cuerpo entero se modifica para respirar, cuando su sistema digestivo empieza a funcionar, la sangre entra a los pulmones se convierte en oxigeno y eso bombea al corazón. Son varias cositas que los bebés de un instante a otro cambian. Y me quedé pensando en todo esto y me puse a investigar. 


Y como todos sabemos, el cordón es la conexión entre el bebé y la placenta. La placenta pertenece al bebé (cuando el embrión se posiciona en el útero, éste se separa en dos: uno es la placenta y el otro, es el bebé). Así que también sirve de protección entre la madre y el bebé.

El corazón del bebé envía mediante las arterias del cordón umbilical, sangre a la placenta para que ésta la limpie y se la devuelva oxigenada y con los nutrientes que la madre envía al bebé en cuestión de segundos. Entonces, la fuente de vida del bebé está en el cordón umbilical. Si en caso este se obstruyera, el bebé podría morir en 3 a 5 minutos - IMPORTANTÍSIMO.

Cuando  el bebé nace y el cordón se corta, automáticamente el bebé se convierte en una personita independiente: empieza a respirar, a alimentarse y a digerir mediante su sistema digestivo. Por eso es que hay que ser considerados y respetar todo este proceso lo más que se pueda para que el bebé y también la madre no sufran un shock tan rudo. 

Ahí fue que entendí un poco más sobre la crianza de apego; donde empieza con el parto respetado: el parto natural respetado con sus propios tiempos, el minuto sagrado después del nacimiento antes de cortar el cordón, la hora post parto donde el bebé es puesto encima de su madre para que se alimente de forma natural poco a poco. 
Todo esto es muy importante para la bienvenida del bebé a este nuevo mundo y también para que se consolide una unión más fuerte entre los padres y el recién nacido. Esto no quiere decir que si no se hace de esa forma, no habrá unión, porque eso es mentira. Simplemente que esto fomenta un momento más mágico dentro de todo el alumbramiento. 


No nos quedemos con la misma información que sabemos hace años. Investiguemos, vayamos más allá y tengamos cada vez más momentos mágicos con nuestros bebés; desde el embarazo, hasta la crianza. 

Vale la pena! vamos a disfrutar más de toda esta etapa de ser padres!! 

 

 

Stephanie Lozada

Mamá Petit es un espacio para compartir todo lo que uno va pasando con la maternidad. La llegada de un bebé a casa nos cambia el mundo por completo y todos los días se vuelven retos y aventuras que valen la pena compartir.